Cáncer de Próstata

¿Qué es el cáncer de próstata?

Anatomía de la próstata

La próstata es una glándula exclusiva de los varones. El tamaño de la próstata considerado normal ronda los 4 cm de largo por 3 de ancho. Se ubica justo bajo la vejiga y envuelve la uretra en su primera porción. Debido a que atraviesa la glándula, cuando se produce alguna patología que afecte a la próstata, se causarán alteraciones urinarias.

La próstata guarda relación con sistemas del aparato reproductor, como las vesículas seminales y los conductos deferentes de los espermatozoides. Los líquidos seminal y prostático, y los espermatozoides se reúnen en la uretra prostática. El fluido resultante, el semen, saldrá al exterior durante la eyaculación.

¿En qué consiste un cáncer de próstata realmente?

Se trata del cáncer masculino con mayor incidencia en España y el segundo a nivel mundial. Las células del cuerpo humano incorporan un mecanismo que regula cuándo deben dividirse para reemplazar a las células muertas o envejecidas. Un tumor o nódulo consiste en un fallo en el mecanismo de división celular. Las células y sus descendientes comienzan a dividirse de forma incontrolada.

Cuando el tumor invade tejidos sanos se llama infiltración; cuando viaja hacia otras áreas del organismo se denomina metástasis. El cáncer de próstata consiste en una infiltración o metástasis de un tumor maligno. El tumor prospera de 3 maneras:

  • Crecimiento local. El tumor invade la cápsula prostática, con el tiempo la rompe e invade los órganos cercanos, como la vejiga o el recto.
  • Diseminación hematógena. El tumor se expande a través de los vasos sanguíneos y deriva hacia los huesos.
  • Diseminación linfática. El tumor aprovecha la intercomunicación entre los sistemas vascular y linfático.

Factores de riesgo

El origen del cáncer de próstata no está bien establecido. Los factores de riesgo implican predisposición, y no que se vaya a desarrollar cáncer con seguridad. Un tumor maligno evoluciona con lentitud y apenas provoca síntomas perceptibles al principio de su desarrollo.Hoy se consideran factores de riesgo:

  • Raza. En Europa, existe mayor incidencia en los países escandinavos y menor en los mediterráneos.
  • Factor hereditario. El riesgo aumenta si existen antecedentes en parientes de primer grado.
  • Edad. Suele afectar a varones mayores de 65 años.
  • Hormonas. La incidencia baja cuando los niveles de testosterona disminuyen.
  • Dieta grasa. Se la considera causante de riesgo de cáncer de próstata.

Síntomas y diagnóstico

Tras una entrevista con el paciente para descubrir la existencia de síntomas, se realiza un tacto rectal y un test de los niveles de PSA. Si el tacto rectal o la analítica resultan normales, el médico emplazará al paciente para una revisión pasado un período de tiempo. En  caso contrario, se solicitaría una ecografía y una biopsia para confirmar la  presencia del tumor maligno.

  • Los síntomas locales del cáncer de próstata pueden ser: pérdidas de orina involuntarias y urgencia miccional, aumento de la frecuencia diaria y nocturna, micción dolorosa u obstrucción uretral, e incluso ginecomastia (crecimiento mamario) entre otros síntomas.
  • Síntomas durante las fases avanzadas. Resultan más evidentes, como pueden ser la pérdida de peso, anemia, insuficiencia renal, edemas en las extremidades inferiores o dolores óseos.

Diagnóstico por tacto rectal

La próstata resulta accesible gracias a su proximidad por el recto. El médico puede palpar la glándula de forma rápida, fácil e indolora para el paciente a través del orificio anal. Las alteraciones evidentes se pueden detectar con facilidad. En el caso de tumores pequeños o ubicados en zonas inaccesibles al palpado, resulta necesario el test PSA o la biopsia.

Test de antígeno prostático específico (PSA)

El PSA es una proteína prostática cuyos niveles, medidos en sangre, predicen la existencia de cáncer. Debido a que con la edad aumenta el tamaño del a próstata y los niveles de PSA, puede resultar necesaria una biopsia.

Tratamientos del cáncer de próstata

Confirmado el diagnóstico, el médico recomendará el tratamiento más indicado para el paciente. El plan de tratamiento es multidisciplinar, con la combinación de terapias y especialidades. Los protocolos tienen en cuenta factores tales como:

  • El estadio de desarrollo de la enfermedad.
  • La agresividad de las células cancerosas.
  • La edad y esperanza de vida estadística del paciente.
  • La existencia de otras enfermedades importantes que dificulten el tratamiento.
  • Las preferencias del paciente.

Tipos de tratamiento

Observación y vigilancia activa. El 80% de los cánceres de próstata muestran baja agresividad y se encuentran muy localizados. Puede transcurrir una década sin requerir tratamiento. La enfermedad suele aparecer durante la tercera edad y en personas que padecen otras enfermedades graves. Las circunstancias pueden aconsejar que el tratamiento más beneficioso para el paciente, mientras no resulte peligroso el cáncer, sea la observación activa. Cuando procede, los tratamientos más empleados en el cáncer de próstata son cuatro:

  • Tratamiento quirúrgico.El tipo de cirugía varía según del tamaño, la ubicación y cómo se haya propagado el tumor. Se considera cirugía mayor que precisa ingreso hospitalario y anestesia general. Previo a la cirugía, el paciente debe ser informado sobre las características de la intervención y los riesgos inherentes. Es habitual que el médico ofrezca al paciente un documento, el consentimiento informado, donde figura esta información. El paciente debe considerar todos los factores antes de firmarlo.
  • Radioterapia. Consiste en un tratamiento local mediante radiaciones ionizantes que destruyen las células tumorales. Cuando el tumor infiltra el recto o la vejiga, la radioterapia logra controlar el tumor. El tratamiento es individualizado para cada paciente. Según la finalidad, la radioterapia puede ser curativa o paliativa para mejorar la calidad de vida del paciente.
  • Quimioterapia. Consiste en la disminución del tumor mediante un cóctel de fármacos antineoplásicos o quimioterápicos. Es un método frecuente de tratamiento para el cáncer. Como los fármacos afectan a células sanas y malignas por igual, pueden aparecer efectos secundarios transitorios de diferente intensidad.
  • Hormonoterapia. Consiste en la supresión de la testosterona de la sangre. Desaparecidos los andrógnenos, también desaparece su efecto sobre el cáncer. Se puede efectuar un tratamiento farmacológico (reversible) o quirúrgico (no reversible).

Pronóstico de supervivencia

El índice de supervivencia en España es equivalente a la media europea: el 65,5% de los pacientes sobreviven más de 5 años. La mortalidad en España es baja y tendente a la disminución: 15 fallecidos por cada 100.000 habitantes en 2002. La edad media de los fallecidos por cáncer de próstata en España es de 75 años.