Comparte

SI COMES MUCHOS DULCES SE TE CAERÁN … LAS ERECCIONES

La disfunción eréctil es la patología estrella de la andrología, debido a que afecta a un gran porcentaje de hombres (hasta a uno de cada 5 hombres mayores de 18 años) y que produce un gran estrés psicológico, inseguridades e insatisfacciones sexuales. En este artículo vamos a ver su relación con la diabetes.

Su causa más habitual en pacientes más mayores es la vascular, debido a que las paredes internas de los vasos de los cuerpos eréctiles (los cavernosos) no responden correctamente. Una de las causas de daño vascular es la diabetes. Todos hemos oído hablar de pacientes a los que les deben amputar dedos o extremidades por la diabetes, debido a la necrosis que se forma por la mala vascularización que la diabetes produce. El pene no es objetivo de dichas amputaciones pero no por ello está exento de daño.

Más de la mitad de los hombres con diabetes presentan algún grado de disfunción eréctil. Además, la van a presentar de forma más precoz que la población general (unos 10-15 años antes). Se calcula que el riesgo de padecer problemas de erección es 3.6 veces mayor si se presenta diabetes y los porcentajes de afectación son mayores en los diabéticos tipo II (el 66.3% de los diabéticos tipo II frente al 37.5% de los tipo I).

FACTORES ASOCIADOS A LA DIABETES

Algunos de los factores que agravan la situación y que aumentan el riesgo de disfunción eréctil son:

  • mal control de las glucemias,
  • una diabetes de larga duración,
  • la aparición de otras complicaciones relacionadas con la diabetes (retina, riñón, corazón…),
  • el colesterol elevado asociado,
  • la vida sedentaria o
  • el tabaquismo.

Es por ello que los pacientes diabéticos deberían evaluarse en relación a la disfunción eréctil y viceversa (contemplando la disfunción eréctil como un factor de riesgo para padecer diabetes).

Si tienes dudas al respecto y quieres asesoramiento contacta con tu urólogo de referencia.

By Dr. Eduard García Cruz

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Chatea con un urólogo