Fármacos que producen problemas de erección

Los problemas de erección afectan a los hombres adultos en una u otra etapa de sus vidas. En ocasiones desaparece sin apenas tratamiento, y otras veces se convierte en un problema crónico. La  incidencia de la disfunción eréctil aumenta con los años. En ocasiones, los tratamientos administrados al paciente por cualquier patología no sexual son los causantes o agravantes de la disfunción.

Para conseguir la erección, deben operar al unísono el cerebro, las hormonas, el sistema nervioso y el circulatorio. En caso de interferencia en alguno de estos  factores, sobreviene la disfunción. Gran parte de los problemas se originan por motivos físicos más que mentales. En general, los problemas físicos causan la disfunción en los varones de mayor edad, y los motivos psicológicos en los hombres jóvenes.

Medicación que puede causar disfunción eréctil

Estatinas y fibratos. Medicación prescrita para tratar el colesterol elevado. El colesterol es un componente de las hormonas sexuales, y los medicamentos limitan la generación de testosterona.

  • Antihipertensivos. Medicación que sirve para el tratamiento de la hipertensión arterial. La hipertensión causa por sí misma disfunción, y los medicamentos producen a su vez en los pacientes varones la disminución del flujo sanguíneo. También puede disminuir la libido e interferir en la eyaculación. Dentro de los tratamientos de la hipertensión, los diuréticos, betabloqueantes y alfabloqueantes presentan la mayor incidencia de disfunciones sexuales.
  • Antidepresivos. Tratan la depresión y trastornos de ansiedad, bulimia o el tabaquismo, entre otras acepciones. Pueden provocar disfunción sexual en todos los niveles, desde la erección a la posibilidad de eyacular. Según el medicamento, se bloquea la acción de los transmisores cerebrales de señales nerviosas (la acetilcolina, la serotonina y la norepinefrina).
  • Antipsicóticos. La medicación antipsicótica trata patologías psiquiátricas graves como ciertos casos de depresión, esquizofrenia o el trastorno bipolar. Todos los antipsicóticos bloquean la dopamina, el transmisor cerebral que regula la respuesta emocional, aumentan la generación de prolactina (hormona que perjudica la erección) y disminuyen la libido.
  • Benzodiacepinas. Tranquilizantes que se prescriben, entre otras patologías, para el tratamiento de la ansiedad o el insomnio. La capacidad sedante puede disminuir la libido y afectar a la producción de testosterona.
  • Bloqueantes H2. También llamados antagonistas del receptor H2, se prescriben para tratar la enfermedad de reflujo gastroesofágico, las úlceras gástricas y la esofagitis. Componentes activos como la cimetidina, la ranitidina, la famotidina o la nizatidina causan efectos secundarios como la disminución de la libido y disfunción eréctil. También alteran el recuento de los espermatozoides.
  • Anticonvulsivos. Medicación prescrita para tratar el dolor crónico, las migrañas y el control de las convulsiones epilépticas. En los últimos tiempos, también comienza a prescribirse entre la medicación para el trastorno bipolar. Estos medicamentos pueden disminuir el nivel de testosterona, lo cual reduce la libido y dificulta la erección.

Factores a considerar ante la medicación

La lista de fármacos anterior puede completarse con los ahtihistamínicos prescritos para tratamiento de alergias o los empleados en quimioterapia. Resulta imposible predecir si un fármaco va a causar o no problemas de erección en un determinado paciente. La consideración primordial que debe plantearse el paciente debe ser la continuación de su tratamiento hasta restablecer la salud.

Si la disfunción eréctil aparece tras iniciar el tratamiento, debe consultarse al médico antes de retirar el fármaco. Él será quien sustituirlo por otro fármaco o cambiar la dosis. Cuando resulte imposible cambiar la medicación, se puede tratar el problema eréctil con métodos higiénico-dietéticos u otros tratamientos.

Respecto a la disfunción sexual, su incidencia dependerá de factores del propio tratamiento, como la dosis administrada y su duración temporal. La disfunción eréctil puede aparecer inmediatamente tras la toma del fármaco, o provocar los efectos secundarios diferidos en el tiempo. En cuanto al paciente, debe valorarse la edad, su estado de salud previo y la existencia de otras enfermedades.

Pregunta ahora