Infertilidad Masculina

La esterilidad es la incapacidad de concebir descendencia (obtener una gestación) después de 1 año de mantener relaciones sexuales no protegidas (esto afecta a una de cada 6 parejas). En cambio, la infertilidad es la incapacidad de llevar una gestación a término. Ambos términos presentan una definición centrada en la pareja, pudiendo haber factores masculinos y femeninos. El factor masculino suele estar presente hasta en un 50% de los casos.

Causas de la infertilidad masculina

No obstante, en la mayoría de los casos no se halla una causa concreta. Para descartar estas causas habrá que realizar una buena historia clínica con datos detallados sobre el inicio de la pubertad, la virilización del paciente, los fármacos, el tipo de relación de pareja, el patrón sexual, etc. La exploración física es clave para encontrar alteraciones genitales o estigmas de otras enfermedades que puedan producir esterilidad. El análisis de sangre nos puede ayudar a buscar estas patologías endocrinas. Entre las causas que producen este factor masculina encontramos:

  • Problemas de las partes cerebrales encargadas de regular las hormonas. El hipotálamo y la hipófisis se relacionan con el 1-2% de los casos.
  • Alteraciones endocrinas como la diabetes o el síndrome de Cushing, el cual produce un exceso de corticoides.
  • Trastornos del área genital tales como la criptorquidia, el varicolece o infecciones repetidas (sobre el 30-40% casos).
  • Uso de drogas o fármacos,
  • Trastornos del trasporte de los espermatozoides. Por ejemplo, la sección del cordón espermático durante la reparación una hernia.
  • La exposición a la radiación.

¿Qué es un semiograma?

El seminograma es una prueba de laboratorio crucial para evaluar la esterilidad masculina. Se trata visualizar al microscopio una muestra de semen en la que se analiza el número, la motilidad, la vitalidad y la cantidad de formas normales de los espermatozoides. No obstante hay patología genéticas que producen alteraciones funcionales de los espermatozoides que no se objetivan en el seminograma, por lo que un seminograma normal no es sinónimo de ausencia de causas de esterilidad. En estos casos se puede plantear la realización de estudios genéticos más complejos (buscando por ejemplo mutaciones responsables de fibrosis quística).

Existen otras causas por las que con un seminograma normal se pueden tener problemas de esterilidad masculina, como el caso de las alteraciones en la introducción del semen: el meato uretral anormalmente posicionado (hipospadias) o la eyaculación retrógrada (pacientes tratados de obstrucción prostática del flujo urinario). El tratamiento dependerá de la causa, por lo que será importante buscarla bien.

Tratamientos

Por ejemplo, las infecciones se tratarán con antibióticos, los déficits hormonales con suplementos, los problemas de trasporte de los espermatozoides se pueden paliar obteniéndolos mediante biopsia testicular para realizar fecundación in vitro. Cuando el contaje de espermatozoides es bajo, se pueden acumular varias eyaculaciones para realizar una inseminación artificial. La utilización de un donante de esperma también es una opción cuando la calidad del semen o de los espermatozoides del hombre de la pareja no es buena y esto no se puede solventar con técnicas como la fecundación in vitro o la inyección citoplasmática (ICSI) del óvulo.

Medidas preventivas

Existen una serie de medidas que se pueden adoptar para evitar la infertilidad:

  • Prevenir el contagio de enfermedades de transmisión sexual.
  • Evitar el consumo de drogas y el abuso del alcohol.
  • Sustraerse a la exposición a sustancias tóxicas o radiaciones.
  • Evitar la ropa interior ajustada y los baños calientes largos.