Problemas Escrotales

Existen múltiples patologías que pueden afectar al escroto y a los testículos, produciendo molestia, dolor o masa. A continuación resumimos las afectaciones más frecuentes:

Orquiepididimitis

Se trata de una inflamación habitualmente infecciosa del testículo y el epidídimo. Puede afectar a uno o a los dos testículos a la vez (más raro). Su aparición es aguda (días), con aumento de la consistencia testicular, dolor intenso, enrojecimiento del escroto y puede acompañarse de molestias a la hora de orinar.

Su causa más habitual es la extensión al testículo de una infección de orina (Escherichia coli el patógeno más habitual) o de una enfermedad de transmisión sexual (clásicamente se había dicho que debe pensarse en ello en los menores de 35 años y tratarlo como una gonorrea o una Chlamydia). Su tratamiento son 15 días de antibióticos y antinflamatorios.

Torsión Testicular

Suele ser el diagnóstico diferencial de la orquiepididimitis, aunque son bastante diferentes. En este caso el dolor, de instauración muy aguda e intensa se produce por la torsión del testículo sobre su eje vascular, lo cual compromete el paso de sangre hacia el testículo. La edad de aparición es típicamente la pediátrica, aunque puede aparecer en adultos jóvenes.

La causa se desconoce aunque sí se sabe que se debe actuar rápido sobre la torsión para evitar la pérdida de la funcionalidad o del órgano. El umbral de tratamiento es de menos de 6 horas y se basa en explorar la cavidad escrotal en quirófano y detorsionar el testículo, para luego fijarlo de modo que no pueda rotar más. Estando ya en la cavidad escrotal, se suele fijar el lado contrario para evitar futuros problemas con el mismo.

Existe la posibilidad de que el testículo vuelva a su posición original sin requerir quirófano de urgencias, pero en estos casos también se recomienda de fijación del testículo (cirugía programada). En los casos en que los que el testículo ha sufrido mucho tiempo de isquemia, puede requerirse su extirpación, pudiéndose colocar una prótesis.

Pregunta ahora

Varicocele

Se trata de la aparición de varices en el escroto a causa de una dilatación del plexo venoso testicular. Existen diferentes grados: desde el varicocele que solo se ve en ecografía hasta el que puede notarse a simple vista y palparse. Suele ser asintomático aunque puede producir molestias/dolor leve no son continuo que afecta a la región inguinoescrotal. Su localización más habitual es el lado izquierdo, aunque puede aparecer en ambos.

Se desconocen las causas de la mayoría de casos aunque puede relacionarse con problemas de drenaje venoso del eje gonadal. Se ha relacionado el varicocele con la infertilidad, sin que haya una causalidad claramente establecida. No suele requerir tratamiento aunque a veces se realiza la ligadura de los vasos dilatados para mejorar el dolor o la calidad espermática.

Hidrocele

Esta patología benigna produce el cúmulo de líquido entre algunas de las capas que recubren el testículo, produciendo un aumento de su volumen. No obstante, no se compromete la viabilidad testicular. Suele ser asintomático, aunque la tensión de los hidroceles grandes puede doler. Además, son estéticamente molestos, por lo que se suelen intervenir cuando incomodan al paciente o duelen.

Las causas se desconocen, aunque puede ser secundario a una infección/inflamación testicular o un traumatismo. No hay un grupo etario de afectación preferente. Cuando se tratan se realiza una intervención quirúrgica que drena el líquido y modifica la orientación de las capas que recubren el testículo para evitar que se vuelva a coleccionar líquido.

Tumor testicular

El cáncer testicular es una patología que suele afectar a pacientes jóvenes de entre 20-40 años en la que aparece un nódulo habitualmente no doloroso en el testículo. Para su diagnóstico deberemos palpar dicha masa y caracterizarla con pruebas de imagen como la ecografía. Las pruebas de laboratorio nos servirán para orientar su origen, en relación a los marcadores tumorales que exprese el tumor.

Existen múltiples estirpes tumorales aunque el más frecuente es el seminoma. El tratamiento del cáncer testicular es una prioridad por la gran capacidad de extensión a distancia que tienen los tumores testiculares malignos y se basa en la extirpación quirúrgica de todo el testículo, pudiendo colocar o no una prótesis en el mismo acto.

Dolor Idiopático (origen desconocido)

Este caso es común y se trata de la aparición de dolor subagudo o crónico, intermitente que afecta al escroto y para el que no se identifica causa alguna. A pesar de ser una patología benigna (se descartan tumores, infecciones y torsión, que son las patologías escrotales más importantes) puede generar estrés psicológico por no la incertidumbre de su origen y su reaparición periódica.

En la mayoría de casos el tratamiento se basa en la analgesia a demanda. En algunos casos, la psicoterapia puede ayudar al manejo de las molestias y a entender que no existe ninguna dolencia grave por la que preocuparse.

Solicitar cita / receta