Problemas del pene

Puede afectar a cualquier zona del mismo, desde la base hasta el grande o el prepucio. Las causas pueden ser variadas: enfermedades de transmisión sexual, lesiones o efectos secundarios farmacológicos. Si el dolor persiste más de 4 horas, puede tratarse de una urgencia médica y el afectado debe recibir asistencia médica inmediata.

  • Enfermedad de De la Peyronie. Trastorno motivado por causas desconocidas, si bien se le achaca cierto componente hereditario y una relación con la llamada contractura de Dupuytren.
  • Priapismo. Erección dolorosa y duradera. Efecto secundario de medicación, consumo de drogas o lesiones. El daño puede resultar permanente sin tratamiento de urgencia.
  • Infecciones. Proliferan en el ambiente húmedo y cálido del área genital. Las provocan las enfermedades de transmisión sexual, la falta de higiene, o reacciones alérgicas y pueden afectar a las vías urinarias.
  • Lesiones causadas por variadas razones: desde accidentes, a relaciones sexuales con brusquedad.
  • Fimosis. Estrechez del prepucio que impide liberar la cabeza del pene durante la erección. La parafimosis, al contrario, permite asomar el glande, pero no su posterior cobertura.

Deformaciones en el pene

El principal motivo es la enfermedad De La Peyronie: acumulación de tejido cicatrizal que causa incurvación en el pene. Produce una incurvación en el pene que puede llegar a impedir el coito y provocar relaciones dolorosas. El tratamiento farmacológico muestra una eficacia limitada, y los casos severos pueden requerir cirugía.

Bultos en el pene

Las protuberancias del pene, en sus diversas formas, requieren un diagnóstico adecuado debido a lo variado de sus causas, entre ellas las siguientes:

  • Inflamaciones causadas por liquen plano, angioqueratoma o psoriasis genital entre otras patologías.
  • Infecciones. La debilidad del sistema inmunológico del afectado, incapacita la respuesta del organismo ante los ataques bacterianos o virales.
  • Lesiones premalignas. Causadas por diferentes enfermedades que en ciertos casos desarrollan un tumor maligno.
  • Lesiones malignas. Los carcinomas son infrecuentes en el mundo desarrollado. Existe riesgo de metástasis y precisan cirugía para su extirpación. Otras lesiones malignas de origen no venéreo pueden extenderse y afectar el área genital.

Acortamiento del pene

El pene puede acortarse por diferentes causas, entre ellas: intervención quirúrgica, como la circuncisión o la reparación de una hernia; retraimiento por la edad o una subida de peso; y falta de actividad sexual o mala circulación sanguínea por diabetes o colesterol alto.

Pene curvo

La enfermedad de De La Peyronie es la causa más frecuente de la incurvación de pene. Presenta una fase activa, con la aparición de placas fibrosas inflamatorias, y una fase crónica donde la curvatura no progresa ni duele. Influye en su aparición la uretritis, microtraumatismos causados durante el coito, trastornos circulatorios, o la administración de fármacos betabloqueantes.

Micropene y microfalosomía

  • Presentan microfalosomía o micropene aquellos penes de longitud inferior a 7 cm en erección. La microfalosomía se distingue del micropene en que el escroto y el perineo están completamente desarrollados.
  • El micropene se origina en la falta de estímulo androgénico causados por disfunciones del hipotálamo o la hipófisis. La deficiencia de testosterona ocasiona que el pene presente una apariencia vulvar.
  • En la actualidad, se ha descubierto que el consumo de ciertos productos dopantes para aumentar la masa muscular también causan micropene.